Juego responsable

Como empresa dedicada a la oferta de juegos y apuestas tanto on-line como presencial, en la Empresa nos encontramos fuertemente comprometidos con la responsabilidad social que nuestra actividad conlleva. Nuestro objetivo es proporcionar un entorno de entretenimiento adecuado, seguro y alejado de comportamientos perjudiciales y compulsivos que puedan convertir la diversión y el ocio en problemas relacionados con el juego.
 
  • ¿Cómo saber si tengo un problema con juego?.
  • Consejos para un juego responsable.
  • ¿Dónde encontrar ayuda?.
  • Autoexclusión.
  • Límites de depósito.

 

¿Cómo saber si tengo un problema con el juego?

 
Nuestro consejo es que consideres el juego como una extensión de tu ocio personal y evites dedicarle más tiempo o dinero del que dedica al resto de tus hobbies.
 
A pesar de esto, desafortunadamente algunas personas son propensas a desarrollar un comportamiento compulsivo y dañino que les perjudica a ellos mismos y también a las personas de su entorno. 
 
Este tipo de comportamiento que incita al jugador a seguir realizando apuestas de manera sistemática a pesar de que ya no encuentre diversión al hacerlo, se conoce como ludopatía, y está considerada una grave enfermedad patológica relacionada con un trastorno sobre el control de los impulsos.
 
Desde Codere.mx te proponemos que dedique unos minutos a reflexionar sobre tu relación con el juego haciéndose las siguientes preguntas:
 
  1. ¿Alguna vez has utilizado para jugar el dinero destinado a cubrir tus necesidades básicas (hogar, comida, higiene, etc)?
  2. ¿En alguna ocasión has tenido intención de finalizar tu sesión de juego pero has continuado jugando?
  3. ¿Después de jugar tienes sentimientos de culpabilidad o tristeza?
  4. ¿Te has ausentado de tu lugar de trabajo o de algún evento en el que fuese necesaria tu presencia para continuar jugando?
  5. Después de una sesión de juego con pérdidas, ¿juegas de nuevo para recuperar lo perdido?
  6. ¿Has vendido algún objeto personal o has pedido dinero prestado para financiar el juego?
  7. ¿Ante las preguntas de sus familiares o amigos, te has visto obligado a mentir diciendo que habías ganado cuando en realidad habías perdido?
 
Si tu respuesta es afirmativa en alguna de estas cuestiones, es muy probable que tengas algún problema relacionado con el juego. En este caso te recomendamos que busques ayuda en cualquiera de las entidades mencionadas en el punto 3.
 

Consejo para un juego responsable​

Antes de comenzar a jugar, te proponemos que te plantees qué es lo que esperas de tu experiencia en Codere.mx. Como apasionados del juego, nosotros tenemos muy claro cuál es el único enfoque que te permitirá disfrutar del juego de forma responsable y sin prejuicios:
 
 
1. El juego es un entretenimiento, no una forma de ganar dinero.

Así de simple y directo. Todos hemos vivido y revivido en nuestra imaginación todo tipo de situaciones donde hemos ganado premios monstruosos que convertían nuestros deseos en realidad, pero ésta no debe ser nunca nuestra motivación a la hora de apostar en una empresa de juego o de apuestas (ya sea online o presencial). 

Desafortunadamente, el juego no es nuestro genio de la lámpara mágica. Se trata de un entretenimiento (¡muy emocionante a nuestro entender!), pero que no debe ser distinto de otros hobbies como pueden ser jugar a los bolos o ir a los karts. Al igual que en dichos hobbies, hay que plantear un presupuesto, y a partir de ahí disfrutar de un buen rato de emoción. El hecho de ganar o perder el presupuesto no debe ser más que la anécdota que nos proporciona dicha emoción. 

2. Apostar es un gasto, no una inversión

El dinero que se apuesta en una determinada apuesta, deja de ser tuyo en el momento de apostar. Independientemente de que ganes o pierdas en tu apuesta, en el mismo momento de realizarla, ese dinero ha dejado de ser tuyo. Por lo tanto, nunca apuestes el dinero que no estés dispuesto a perder. 

Antes de jugar, piensa qué presupuesto quieres dedicarle al juego, así como harías al elegir un restaurante o al ir a ver una película en el cine. Es sólo así, cuando podrás disfrutar libremente de la emoción que ofrece la incertidumbre de qué es lo que pasará, si ganarás o perderás. Nunca cambies tu presupuesto inicial una vez hayas comenzado a jugar.

3. ¿Has perdido tu presupuesto para apuestas? ¡No te preocupes!

Si cumples con el primer y segundo consejo, y después de jugar has perdido el presupuesto que querías dedicarle hoy al juego (o esta semana, o este mes), ¡no hay ningún problema!

Ese presupuesto es el que razonablemente has querido gastar (¡no invertir!) en el juego, y además estabas dispuesto a “perderlo” (así como lo haces al ir al cine o al restaurante), así que lo único que puedes hacer es llevar contigo los buenos momentos y la emoción que hayas podido sentir jugando. No intentes nunca, bajo ninguna circunstancia y sin ninguna excepción, recuperar tus pérdidas incrementando t​u presupuesto para el juego.

 

 
 
 ​